En el pádel, como en la vida, elegir la pareja perfecta es muy importante. Se podría decir que incluso vital, dado que se trata de un deporte que se juega en sistema de dobles y en el que sin entendimiento es prácticamente imposible conseguir éxitos.

Por tanto, debes tener en cuenta una serie de claves para encontrar al jugador idóneo con el que compartir tu lado de la pista.

¿Qué cualidades debe tener tu pareja de pádel?

1.- Ser tu otra mitad: Más allá de factores externos en lo primero que te debes fijar es en ti. Tus características técnicas o físicas, virtudes o defectos te ayudarán a analizar el tipo de compañero con el que te puedes complementar. Por ejemplo, si tu pádel es ofensivo quizá necesitas a alguien que trabaje mejor la defensa.

2.- Nivel de juego: Es indispensable que ambos jugadores estén en una escala muy pareja. De nada sirve que uno sea muy bueno si el otro tiene importantes deficiencias.

3.- Entendimiento: ¿Confías en tu compañero? ¿Tienes buena relación con él? No hace falta que seáis los mejores amigos, pero sí que haya buena sintonía.

4.- Sistema de juego: aunque la sincronización, los roles y la estrategia irán mejorando con los entrenamientos, el conocimiento previo de tu posible compañero acelerará el proceso de adaptación.

5.- Objetivos y motivación: Un punto clave es compartir ambiciones a nivel de resultados, títulos o mejoras en el ránking. Además, una mentalidad conformista por parte de un componente de la pareja lastrará la consecución de objetivos.

6.- Horarios y cercanías: a nivel amateur, la posibilidad de entrenar a la misma hora o los desplazamientos pueden influir a la hora de elegir tu pareja de pádel.

Una vez analizados estos factores, llega el momento de valorarlos. ¿Tienes en cuenta alguno de ellos para escoger a tu compañero? ¿Has encontrado a tu pareja ideal?